Tarta de Limón y Queso

  • Tarta de Limón

    Tarta de Limón

  • Tarta de Limón y Merengue

    Tarta de Limón
    y Merengue

  • Tarta de Limón con Galletas

    Tarta de Limón
    con Galletas

  • Tarta de Limón Ligera

    Tarta de Limón Ligera

  • Tarta de Limón con Gelatina

    Tarta de Limón
    con Gelatina


  • "Tarta de Limón y Queso"

    Receta Tarta de Limón y Queso





    Prepara una riquísima tarta de limón y queso con la ayuda de esta receta, te la detallamos totalmente y paso a paso para que te resulte sencilla de preparar.

    Ingredientes:

    - Queso cremoso, medio kilo
    - Nata líquida, medio litro
    - Gelatina de limón, dos sobres
    - Leche condensada, 225 ml
    - Galletas, 200 gramos
    - Zumo de un limón
    - Mantequilla, 65 gramos
    - Leche, un chorrito


    Preparación:

    Comenzaremos a preparar esta tarta de limón y queso por la base, la cual vamos a hacer con galletas trituradas y mantequilla. Las galletas pueden ser las que prefieras o tengas en casa, aunque cuanto más duras sean mejor resultado tendrás en la base. Tritúralas lo mejor posible, y después las mezclas con un chorrito de leche y la mantequilla, que debe estar blandita para que la mezcla se realice fácilmente. Si no la has sacado de la nevera, métela unos segundos en el microondas y verás cómo se derrite lo justo para mezclarla bien.





    Con esa masa vamos a rellenar el molde que tengamos para la tarta, si es desmoldable mucho mejor, ya que este tipo de moldes facilitan el desmoldaje de la tarta y hace que no se rompa al sacarla del mismo. Aplasta bien la masa para compactarla y mete el molde en la nevera, para que se enfríe y se endurezca la base de nuestra tarta de limón.

    Mientras tanto usaremos una batidora para mezclar bien la nata, la leche condensada, el queso cremoso, un sobre gelatina y el zumo de un limón, que colaremos para quitarle las posibles pepitas que pudieran haber caído en el zumo. Bátelo bien hasta obtener una mezcla cremosa. Con esta crema vamos a rellenar el molde cuando la base se haya compactado bien, esparciéndola bien por toda la misma, y la metemos en la nevera.



    A continuación preparamos el otro sobre de gelatina de limón con el agua que nos indique el fabricante, y la dejamos enfriar. Una vez esté bien fría la vamos a echar sobre la tarta que teníamos enfriando, para que se cuaje también la gelatina. Deja que la tarta esté en la nevera al menos unas 8-10 horas, para que se pueda servir sin que se venga abajo, aunque si la dejas hasta el día siguiente, mejor aún. Sírvela siempre en frío y disfruta de esta exquisita tarta de limón y queso.