Tarta de Limón con Gelatina

  • Tarta de Limón

    Tarta de Limón

  • Tarta de Limón y Merengue

    Tarta de Limón
    y Merengue

  • Tarta de Limón con Galletas

    Tarta de Limón
    con Galletas

  • Tarta de Limón Ligera

    Tarta de Limón Ligera

  • Tarta de Limón con Gelatina

    Tarta de Limón
    con Gelatina


  • "Tarta de Limón con Gelatina"

    Receta Tarta de Limón con Gelatina





    Ahora vamos con una receta para elaborar una tarta de limón con gelatina. Sigue siendo una receta sencilla de preparar y el resultado es estupendo, así que seguro que si la pruebas te dejará satisfecho.

    Ingredientes:

    - Queso cremoso, 300 gramos
    - Gelatina de limón, dos sobres
    - Agua, 500 ml
    - Nata líquida, 400 ml
    - Azúcar, 100 gramos
    - Leche
    - Bizcochitos para la base


    Preparación:

    Comenzaremos preparando la gelatina de limón, para lo que vamos a poner a hervir medio litro de agua en un cazo y cuando comience a ebullir le añadimos los dos sobres de gelatina de limón. Removeremos bien para que se deshaga la misma y dejamos enfriar para usarla más adelante.

    Mientras tanto vamos a ir mojando un poco los bizcochos en leche, y con ellos iremos haciendo la base de la tarta, colocándolas sobre el molde. Puedes usar bizcochos de soletilla que son ideales para esta receta. Usa un molde desmoldable si tienes, ya que es el mejor para esta preparación, porque permite desmoldar la tarta sin que se pegue o rompa.

    Cuando tengas la base ya lista, sin dejar huecos en la misma, vamos a preparar el resto de la tarta de limón. Vamos a batir en un vaso de batidora la nata, el queso cremoso, el azúcar y la mitad de la gelatina de limón, que debe estar fría. Bátelo todo bien hasta formar una mezcla de aspecto cremoso y bien batida.





    Cogemos el molde en el que habíamos hecho la base y vertemos sobre ella la mezcla cremosa que teníamos batida, y repartimos bien para que quede de forma igualada. Y encima de la misma vamos a echar por último la gelatina que teníamos apartada. Metemos el molde relleno en la nevera y dejamos enfriar hasta el día siguiente, para que quede bien cuajada y las capas queden bien diferenciadas. Sírvela siempre en frío.